Almorranas y cómo combatirlas

Curando las almorranas. Esta página quiere dar respuesta a las múltiples cuestiones que se plantean nuestros usuarios, acerca de si las almorranas son lo mismo que las hemorroides o existe alguna diferencia, ya que en temas médicos y de salud, muchas veces surgen dudas con ciertos términos que pueden llegar a ser bastante confusos para los usuarios profanos en la materia. Como desde hemorroidesinternas.es queremos explicar hasta el más mínimo detalle, a lo largo de las próximas líneas vamos a aclarar este punto sobre las almorranas y otros que hemos visto que son más problemáticos o complicados de entender y actuar en consecuencia.   soluciona tus venas inflamadas

¿Qué son las almorranas, por qué salen y cómo podemos identificarlas?

Para contestar a las muchas dudas de nuestros lectores, vamos a empezar por el principio y responder a la pregunta que más nos hacen muchos de los usuarios de nuestra página web. Las almorranas SI son lo mismo que las hemorroides internas, simplemente es otra denominación, más coloquial si se prefiere y que realmente no se emplea demasiado pero si que se usa en ocasiones.

Así pues, como es lógico, los motivos de su aparición en nuestro cuerpo son las mismas que hemos visto en otras secciones de esta web que vamos a recordar.

  • En primer lugar, sabemos que se producen en la mayoría de casos por no llevar una dieta equilibrada y saludable.
  • Pueden manifestarse por tener hábitos poco saludables, como quedarse demasiado tiempo sentado en la taza del cuarto de baño, ejerciendo una presión innecesaria sobre la zona anal y sus venas.
  • Relacionado con las dos cuestiones anteriores está el hacer un esfuerzo demasiado grande para poder expulsar las heces y por lo tanto provocar una rotura o inflamación de los vasos sanguíneos de la zona.

salud y medicina¿Existen remedios caseros para curarlas de manera rápida y eficaz?

Desde luego que existen muchas cosas que podemos hacer desde casa y que ya hemos comentado en otras secciones más en profundidad, para poder mitigar las molestias de las almorranas o hemorroides. Por lo menos hasta que podamos asistir a la consulta de nuestro médico y llevar a cabo un tratamiento más definitivo.

Entre las cosas que podemos hacer para mejorar nuestro problema de almorranas y como recordaréis se encuentran las siguientes:

  • Hacer una dieta saludable, rica en fibra y baja en alimentos con propiedades astringentes para nuestro estómago.
  • Mantener la zona afectada lo más higiénica posible, es decir, lavarnos con la mayor asiduidad posible.
  • Es muy recomendable realizar baños de agua templada, que explicamos como llevarlos a cabo de forma eficaz, en el apartado específicamente dedicado para ello en esta web.
  • Aplicar lociones y cremas antiinflamatorias y relajantes, como pueden ser las que contienen Aloe-vera por ejemplo.
  • Debemos evitar ponernos ropa interior apretada o demasiado ceñida, esto logrará reducir la irritación de las almorranas.

remedios y problemas de hemorroides¿Es más grave cuando se exteriorizan las venas o sangran?

En principio podemos responder que sí. Esto es así porque para empezar son más molestas, más dolorosas y por norma general, se encuentran es un estadio en el que la vuelta atrás para mejorar o solucionar esta dolencia de almorranas se presenta sumamente compleja sin pasar por el quirófano o por complejos tratamientos.

Además podemos añadir que el encontrarnos sangre en las heces puede ser mucho más impactante y desagradable que otros tipos de síntomas que ofrecen estos problemas. A este respecto hay que añadir que la sangre en las heces no siempre se manifiestan como la sangre a la que estamos acostumbrados, de color rojo vivo. Cuando la sangre aparece al producirse micro roturas en las venas exteriorizadas si que veremos el color rojo habitual, pero cuando esa sangre proviene del interior de los conductos anales del interior de nuestro cuerpo, lo normal es que se presente de un color ocre o casi dorado. Es interesante conocer este extremo para poder identificar rápidamente un sangrado de este tipo y poner remedio lo antes posible con nuestro médico o en el hospital de urgencias, ya que puede tratarse de algo grave.

las almorranas tienen cura

La prevención es una victoria anticipada contra las almorranas

Esto parece de sentido común, pero aún así nos parece pertinente hacer hincapié en este punto. Si logramos llevar a cabo unas sencillas pautas que logran evitar la aparición de estos problemas físicos, mejor que mejor, ya que el evitar dolores y molestias durante bastante tiempo no tiene precio.

En ocasiones podrían evitarse estas dolencias, que son más comunes de lo que seguramente nos podremos imaginar, con simplemente mantener una higiene postural adecuada, esto es por ejemplo levantarnos cada cierto tiempo de nuestra silla de la oficina, si es que trabajamos muchas horas sentados frente al ordenador, o por si nuestro trabajo consiste en estar conduciendo y por tanto también estar muchas horas sentados en la misma posición.

Esto se extiende igualmente a pasar mucho tiempo sentados en la taza del inodoro, provocando una postura de fricción en la zona del ano y favoreciendo la aparición de las hemorroides o almorranas.

Vídeo ilustrativo sobre almorranas para poder identificarlas:

CIRUGÍA DE LAS ALMORRANAS

Como ya hemos indicado anteriormente, las hemorroides es una patología que afecta a cerca de la mitad de la población mayor de 30 años. La mejor solución es prevenirlas, pero si las padecemos y la situación ya está muy avanzada, la mejor opción sin duda es una intervención quirúrgica. La cirugía de hemorroides se ha convertido en una de las operaciones más comunes en la sanidad privada nacional, debido a las molestias que producen y el gran alivio que siente el paciente una vez extirpadas correctamente.

La cirugía tradicional en estos casos consiste en la extracción de las almorranas a través del ano, principalmente en aquellos pacientes que sufren de 3 o 4 hemorroides de carácter externo. El procedimiento dura unas dos horas y se aplica normalmente anestesia general, aunque podría ser local en algunos casos.

Existe además de la cirugía tradicional, la llamada cirugía láser que evita mayores sangrados que la habitual y necesita menos sutura. Es un sistema más eficiente ya que acorta los tiempos de postoperatorio, y genera un menor malestar en los afectados.

Por lo general, tras la operación los pacientes abandonan el hospital, aunque dependiendo el caso podría ser necesario permanecer un día más en la clínica para garantizar que el proceso ha sido un éxito y no se producen hemorragias o sangrados.

Tras el alta hospitalaria, el proceso de recuperación es de 15 días aproximadamente. Es probable que el paciente sienta dolor y escozor durante los días posteriores, pero si todo está en orden, irá remitiendo poco a poco ese malestar. Lo mejor para estos casos es tomar los medicamentos que nos receta el médico, pero vamos a dar algunos consejos para acortar el malestar del postoperatorio:

Dieta rica en fibra. Es importante seguir una dieta equilibrada con productos altos en fibra, para ayudar al tracto intestinal y que la defecación no se haga con demasiado esfuerzo.
Consumir laxantes naturales. Es preferible no abusar de laxantes fuertes que pueden producir trastornos a nuestro sistema digestivo, sin embargo podemos ayudar a nuestra dieta con algunos laxantes naturales que podemos encontrar en farmacias y parafarmacias. De igual manera hay frutas que funcionan excelente como es el caso de la pitaya, un laxante natural sin mayores eventos adversos.
Bebe mucha agua. Los líquidos son esenciales para ablandar las heces y facilitar las deposiciones de forma natural. Es recomendable evitar bebidas carbonatadas como los refrescos y gaseosas.

No pasar mucho tiempo sentado. Ya que podemos afectar a la herida y provocar sangrados.
Cuidado con los analgésicos. En grandes cantidades pueden provocar estreñimiento y trastornos digestivos.
Evitar esfuerzos. Hay que intentar no realizar actividades que signifiquen un sobreesfuerzo. Es recomendable una vida tranquila y calmada en los días posteriores a la cirugía para conseguir un correcto cicatrizado de la herida.
Baño caliente. Puede servir un baño de agua templada varias veces al día con el fin de aliviar las molestias que se producen en la zona. El agua caliente ayuda a desinflamar las hemorroides, y ayuda a la circulación sanguínea.
Existe una práctica alternativa muy interesante en la cirugía de las almorranas. Unos cirujanos italianos pusieron de moda hace algunos años un sistema novedoso en este campo. La novedad consiste en no extirpar la hemorroide de forma tradicional, sino en suturarlas de manera vertical formando una especie de “zurcido” para evitar que salgan al exterior y molesten.

La principal ventaja de esta novedosa intervención, es que reduce drásticamente el tiempo del postoperatorio limitándolo solo a 3 o 4 horas después del proceso, en el que el paciente ya puede irse a su casa. La eficiencia de esta cirugía ha conseguido que se extendiera a cada vez más hospitales españoles, y muchos doctores la aconsejen por encima de los métodos tradicionales y láser.

TIPOS DE ALMORRANAS

Según la gravedad y las molestias que producen a los pacientes, se pueden distinguir 4 tipos:

Almorranas de primer grado. Pueden producir molestias a la hora de defecar, pero no sobrepasan el canal anal, puede producir en ocasiones sangrados leves.

Almorranas de segundo grado. Este tipo de almorranas se exteriorizan en el momento de la defecación, y posteriormente vuelven al interior del canal. Causan mayores sangrados y molestias en los pacientes.

Almorranas de tercer grado. En este caso las hemorroides propasan el canal anal en la defecación, pero a diferencia del caso anterior, no vuelven naturalmente a su punto original, sino que el paciente deberá hacerlo de forma manual o con papel higiénico.

Almorranas de cuarto grado. Son las que revisten mayor gravedad y las que requieren operación quirúrgica. En este caso las almorranas se encuentran en el exterior del ano y no hay posibilidad de que vuelvan de forma manual. El sangrado y las molestias son severas en este caso.

HEMORROIDES Y ALCOHOL

Aunque no se habla mucho del tema, el alcohol pueden complicar los casos de almorranas. La pregunta que surge es ¿Qué tiene que ver el alcohol con esta patología? Si bien es cierto no las produce, si puede empeorar los síntomas, ya que el alcohol deshidrata el cuerpo, aumentando la acción diurética y con ello la perdida de líquidos en el organismo. Esto logra un cuadro de estreñimiento y hace que el cuerpo haga un esfuerzo extra a la hora de evacuar ya que se forman heces pequeñas y muy duras, que generan problemas en nuestro tracto digestivo.

El esfuerzo que se necesita para defecar con estreñimiento, hace que las venas exteriores se inflamen y produzcan las famosas almorranas. Lo más recomendable es no ingerir alcohol, pero en caso de un exceso el día anterior, se recomienda consumir mucho líquido (preferiblemente agua) para ablandar las heces y facilitar la deposición.

Las hemorroides hemos visto que están sujetas a varias causas, y una muy común es el sedentarismo del siglo XXI. Recuerda que lo más importante es prevenirlas, con ejercicio físico y una dieta sana y equilibrada. En este artículo te hemos brindado algunos consejos, pero si las hemorroides presentan un problema en tu vida, lo mejor es que consultes a tu médico para que determine cuál es el mejor procedimiento a seguir.

Otros enlaces de interés en nuestra web:

Hemorroides externas vs almorranas externas

Almorranas internas

Almorranas sintomas

Almorranas remedios caseros

Almorranas sangrantes

Almorranas embarazo

¿Qué son las almorranas?