Almorranas embarazo, no hay que alarmarse

Almorranas embarazo; este es el tema principal del que te vamos a hablar en esta página interna de la web de www.hemorroidesinternas.es. Hay situaciones concretas, en las que algunos problemas se pueden magnificar. Un claro ejemplo de ello, pueden ser las almorranas durante el embarazo. Pero no te preocupes, con el fin de tranquilizarte y arrojar mucha luz sobre este tema delicado, te presento las siguientes líneas llenas de valiosa información sobre el tema.

Tratar las almorranas durante el embarazo

Llevas mucho tiempo intentándolo, pero, por fin lo has conseguido, lo habéis cosechado juntos, vais a ser padres de una o varias criaturas que endulzarán un poco más la vida, enhorabuena, ahora tan sólo tendrás que pasar por un proceso de 9 meses en los que la combinación de sentimientos a flor de piel estarán a la orden del día, no obstante, no temas, no debes preocuparte, ahora bien, te pido encarecidamente que no te lo tomes a broma y que el control de la gestación sea una cita ineludible contigo misma y con tu voluntad por hacer las cosas de la manera más adecuada para el desarrollo del feto. Pero no te preocupes ya que las “almorranas embarazo” no perjudicarán el normal desarrollo de tu embarazo y seguro que con los consejos que puedes adquirir en nuestra web se soluciona tu problema.

Pero, ¿Por qué te pido esto si es algo lógico?, lo sé, pero de la lógica al fracaso hay un paso muy corto lleno de escollos de los que sobreponerse, y en tu embarazo, uno de esos obstáculos son la manifestación de las irritantes, dolorosas, ingratas y desvergonzadas almorranas que mucha gente no sabe qué son.

almorranas embarazo

Dolor almorranas embarazo

Para los que desconozcan el tema a tratar, las almorranas en el embarazo o hemorroides internas se originan debido a la hinchazón o inflamación de las venas que recorren la estructura anal, provocando escozor, dolor, quemazón y hasta sangrado de la región en cuestión, pudiendo ser de origen interno o externo según la situación de la infección.

No hemos de padecer a causa de las “almorranas embarazo” ya que hoy en día son muchos los expertos que nos pueden ayudar con diferentes tratamientos. En esta web además también encontrarás varios consejos para paliar el dolor o los efectos de las almorranas embarazo.

Ahora bien, sitúate en el embarazo, durante los primeros meses de gestación no deberías tener ningún problema hemorroidal, no obstante, a media que el feto crezca en tu interior, la presión debido al incremento de peso en la zona del vientre o abdomen, facilitará la aparición de las almorranas; Si a ello le sumas un aumento hormonal, un soñoliento aparato digestivo y la dificultad de movimiento aparente, cerca del 50% de las mujeres embarazadas sufrirá en mayor o menor medida este padecer tan común.

Almorranas embarazo y parto

Así pues, haremos un resumen de las causas o síntomas, consecuencias y efectos de prevención que tienes que realizar si las almorranas entran en acción (observar en las web imágenes de almorranas embarazo para tener una noción del tema a tratar).

Los principales síntomas que tener en cuenta son; Un agudo dolor a la hora de realizar la evacuación de las heces, un intenso picor de la zona anal, una pérdida determinada de sangre durante la deposición y por supuesto, una especie de bultos o coágulos de sangre en la parte exterior del conducto anal, en el supuesto de que las almorranas sean externas.

Estos síntomas descritos en el párrafo anterior pueden ser consecuencia de varios factores como el aumento de peso asociado al embarazo, que trae como consecuencia la mayor presión sobre las venas de la zona pélvica y su posterior dilatación, el incremento de las hormonas sexuales (progesterona), que debilitan las venas y aminoran el rendimiento del sistema digestivo, y finalmente, debido a un constante estreñimiento, factor perpetuamente asociado con las mujeres embarazadas.

Crema almorranas embarazo

En definitiva, si durante el embarazo, padeces muchos de los factores comentados anteriormente te presento los remedios más utilizados para paliar este intrusismo en tu zona más íntima. Así pues cabe destacar:

Los baños de asiento, a través de una bañera, caldero o tina de agua tibia o caliente donde reposar la zona anal durante al menos 15 minutos dos veces al día.

Evitar el estreñimiento es uno de los factores más importantes para evitar la aparición de la almorrana embarazo, así pues, hidratarse en cantidad está a la orden del día (agua, té, batidos de frutas…),además, la ingesta de alimentos ricos en fibra, fruta y verduras al menos un par de veces al día es una actitud indispensable.

Para reducir el escozor y el picor constante, empieza evitando la utilización del papel higiénico de toda la vida, y pásate a la elegante finura de las toallitas húmedas (sin alcohol), además, te aconsejo abrir tu armario y utilizar ropa íntima de algodón que es menos propensa a una posible irritación y dilatación de las almorranas, finalmente, el uso de diferente cremas relajantes (preguntar en la farmacia o al médico que te esté tratando) conseguirán aliviar en demasía el constante picor superficial.

Evita a toda costa estar constantemente sentada o en estado sedentario, ya que en esta postura la presión en las venas aumenta y por lo tanto favorece el surgimiento de las almorranas, así pues, si estas en periodo de baja intenta cambiar de posición de vez en cuando y prueba hacer ejercicios aeróbicos o de kegel para mejorar la circulación de la sangre.

el parto y las almorranas

Las almorranas embarazo desaparecen

Las bolsas de hielo son un remedio de toda la vida que consiste en meter como es lógico, un buen número de cubitos de hielo en un paño o bolsa para su función, y reposarlos en la zona donde tengas las almorranas, consiguiendo con ello un bálsamo bastante inmediato, por cierto, nunca lo apliques directamente en la región en cuestión puesto que puede provocar quemazón en la superficie dañada.

Si ninguna de las ayudas comentadas favorece o se convierte en un factor responsable de la desaparición de las almorranas internas o externas, la operación quirúrgica es la opción más adecuada y necesaria para paliar el dolor.

Asimismo, como ya hemos dicho anteriormente si el nivel de almorrana embarazo se sitúa en el grado 2 o grado 3 lo normal es realizar una operación convencional con bisturí eléctrico, con láser, a través de la mucosectomía, el sello de tejidos o la desarterialización hemorroidal transanal (THD), cada cual utilizado según las recomendaciones del doctor al cargo de la operación.

Almorranas embarazo pomadas

Ya tienes a tu hijo en brazos, disfrútalo, y no lo sueltes, que los años pasan muy rápido y luego vienen las penas, pero, ahora bien, ¿puedo tener almorranas post-parto?, por desgracia, si. Incluso pueden llegar a ser más dolorosas, puesto que en muchos casos la intervención ha sido por cesárea y vas a tener unos cuantos punto de sutura, ahora bien, entiendo que van a doler, pero procura respirar hondo y seguir los mismos procedimientos que durante la gestación, ahondando mayormente en la utilización de cremas relajantes y antiinflamatorias, protegiendo un posible contacto con la cicatriz resultante de la incisión (episiotomía) y por supuesto y como factor más importante, evitando el persistente estreñimiento, así pues, y en definitiva, abundante hidratación, alimentación sana, controlada y como decimos constantemente, rica en fibra.

Ilustración mediante vídeo de almorranas durante el embarazo

Más vídeos e información de almorranas