Almorranas síntomas y como detectarlos

Una de las preguntas que más se hacen los pacientes es: “Cuáles son los almorranas síntomas más comunes”, “cómo puedo estar seguro de que padezco de almorranas y no de otra cosa?. Pues bien, con este pequeño artículo podrás salir de toda duda.

¿Cuáles son los síntomas de las almorranas?

¿Tienes ciertas dolencias en la zona anal?, ¿al limpiarte observas un cierto grado de sangrado?, ¿los picores en el esfínter van en aumento?. Si estas tres cuestiones tienen una respuesta afirmativa, no lo dudes demasiado, seguramente tengas almorranas, pero, si necesitas una mayor exactitud en tu premisa, en el artículo de hoy ofreceremos los procesos sintomáticos en los que se divide este padecimiento hemorroidal, para que con ello, sepas el nivel de contagio en el que se sitúa tu infección.

Síntomas a tener muy en cuenta, con unas consecuencias poco agradables para el individuo que se ve afectado por ellas, aparta de tu vida el sufrimiento y tormento que conlleva tener a este compañero de viaje un día tras otro, y dale la bienvenida a una vida sin prejuicios y con una sonrisa de oreja a oreja, sinónimo de bienestar continuo una vez que detectamos los síntomas de almorranas internas.

Vayamos a ello, prestando total atención a cada uno de los niveles que se presentan, observando la posibilidad de averiguar por ti mismo un posible nacimiento y manifestación de las almorranas síntomas.

Así pues, podemos hacer una subdivisión del paralelismo de los síntomas de almorranas en cuatro grupos perfectamente diversificados entre sí (buscar en internet almorranas imágenes); Almorranas de grado 1 (interna), almorranas de grado 2 (interna/externa), almorranas de grado 3 (internas/externas) y finalmente las almorranas de grado 4 (externa).
– Almorranas internas síntomas –

>almorranas síntomas y cómo reconocerlos

Almorranas síntomas tratamiento

Empezamos por las almorranas de grado 1 (interna): La infección en este nivel puede llegar a ser asintomático, y sólo en algunos casos se pueden apreciar leves picores y pequeñas pérdidas de sangre durante la excreción; Además, no son perceptibles y patentes al ojo humano debido a que se ocultan en el interior del orificio anal.

Ahora las almorranas de grado 2 (interna/externa): La infección en este nivel provoca una mayor dilatación y difusión de las venas que recorren el ano, teniendo la potestad de salir al exterior del esfínter como resultado de un excesivo arrojo a la hora de defecar. No obstante, estas se pueden volver a contraerse al interior del ano.

Los almorranas síntomas más comunes a este nivel son: Un mayor resquemor, dolor y picazón, unos sangrados insensibles pero constantes a la hora de evacuar, una hinchazón permanente de la piel, una constricción de la almorrana que puede generar un trombo (formación de coágulos de sangre) y finalmente, una percepción de la deposición de los excrementos inconclusa e incompleta debido en muchos casos al estreñimiento digestivo.

Por último tenemos las almorranas de grado 3 (interna/externa): Este tipo de síntomas almorranas se manifiestan como en el grado 2 tras la defecación, pero, permanecen en el exterior del ano a no ser que se introduzcan nuevamente de manera manual. Provocan incontinencia anal, sangrados, un dolor elevado, una constante sudoración, picores y numerosas punzadas en la región afectada.

Almorranas de grado 4 (externa): En esta categoría de infección, las almorranas son sinónimo de gravedad, son irreductibles, son sintomáticas, están prolapsadas, son muy visibles y los síntomas empeoran en relación a los otros niveles de enfermedad vistos con anterioridad. En muchos casos es necesaria la operación almorranas con su posterior procedimiento post-operatorio.

Almorranas síntomas fotos

sintomas perceptibles de las almorranas

Vamos por buen camino, ya conocemos los niveles en los que se pueden situar las almorranas, ahora solo nos queda averiguar porque aparecen estas almorranas síntomas e indicios inflamatorios.

Así pues, debemos destacar las siguientes causas, para que en mayor o menor medida podamos evitar el surgimiento de esta maliciosa dilatación de las venas.

Almorranas síntomas en las embarazadas

El embarazo de las mujeres y el sobrepeso en general afectan paralelamente de la misma manera a la dilatación e inflamación de la capa venosa como consecuencia de la constante compresión dirigida a la zona intestinal, anal, pélvica y uterina.

Los factores derivados del estreñimiento digestivo, la energía y esfuerzo utilizado tras la defecación, una constante diarrea que se alarga en el los días y soportar o tolerar el no ir al retrete cuando uno lo necesita, son uno de los ingredientes más comunes de la exhibición del dolor almorranas.

El sustento alimenticio, es un componente que hay que tener en cuenta para evitar la aparición de las almorranas, así pues, una dieta suculenta en fibra tiene que ser predominante en tu alimentación, por lo tanto, la ingesta de verduras, fruta, cereales y frutos secos son un valor muy atractivo para contrarrestar la infección en cuestión.

Si quieres combatir las almorranas durante el embarazo prueba a utilizar baños de asiento remojando la zona en cuestión en agua tibia, aplícate bolsas de hielo un par de veces al día, límpiate bien con algún papel higiénico suave y que no irrite la región afectada y por supuesto, acude al especialista ante cualquier cambio o síntoma que puedas padecer, puesto que el médico además de poder recetarte un calmante, te diagnosticará de una manera más concienzuda.

Remedios para los síntomas de las almorranas

Si tus abuelos o padres las han sufrido, tienes posibilidades de salvarte, pero tampoco te hagas muchas ilusiones, puesto que se trasmiten ancestralmente de manera genética, solo te quedará aliviarlas a través de los innumerables remedios caseros u operaciones facultativas.

Todos sabemos lo perjudicial que es el tabaco, y como no, también afecta a la manifestación de las almorranas, así pues, además de provocar enfermedades en muchos casos insalvables y desgastar los pulmones, afectan en gran medida a ralentizar la recuperación de la dolencia en cuestión, amplificando sobre todo, un mayor sangrado e intensificando el dolor que se padece.

Al igual que si el tabaco y su proporción de nicotina presente en los cigarrillos es poco saludable, la cafeína de la bebida de moda, también lo es, así que evítalo en la medida de lo posible.

Está totalmente prohibido tener largos ciclos de tiempo sentado o en una misma posición, puesto que agravan la presión ejercida sobre las venas de la zona pélvica. Además, se tiene que evitar el sexo anal, puesto que este tipo de relación puede incrementar la presión arterial y afectar en gran medida a un aumento del sangrado, rozamiento y dolor del que las padece.

Se aconseja no rascarse la zona afectada por las hemorroides puesto que este efecto derivaría en la posible rotura de los vasos sanguíneos y provocar una más que posible infección; también se recomienda la utilización de toallas húmedas o una esponja con jabón neutro para limpiarse siempre con mucho cuidado la región hemorroidal; además, en el supuesto de que las almorranas salgan al exterior se puede utilizar un poco de hielo para aliviar el resquemor e intentar introducirlas con el dedo a su posición inicial.

Evita a toda costa pasar un excesivo intervalo de tiempo intentando defecar, dicho en otras palabras, ve al baño solo cuando verdaderamente lo necesites, puesto que tanto la posición sentada como el constante esfuerzo ejercido para realizar tus necesidades son una fuente negativa en la aparición de las almorranas síntomas.

Conclusiones

Te ha quedado claro como detectar los síntomas almorranas internas, ¿verdad?, esperamos que sí. Así pues, estos son los síntomas más comunes de una infección más habitual de lo que tu mente pueda vislumbrar. Precisamente por ello, has de tener en cuenta que si padeces alguna de estas señales o presagios de una posible almorrana, te recomiendo de manera activa que visites al médico que más allá de aquellos remedios caseros ya conocidos (baños de asiento, bolsas de hielo, aloe vera, cremas hidratantes, refrescantes y antiinflamatorias, unto de ajo, cebolla, tomate, vinagre de manzana…) para prevenirlas, valorará tu estado, para con ello tantear las posibilidades de curación posible.

Como es costumbre en esta web de salud, a continuación os compartimos un vídeo que está relacionado con esta afección y por el cual podemos comprobar en detalle, los efectos de convivir con los síntomas de las almorranas internas.

Consulta este interesante vídeo sobre la sintomatología de las almorranas


Hemorroides internas y externas, soluciones

Almorranas inicio.

Los mejores remedios caseros para las almorranas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *