Hemorroide centinela ¿cómo identificarla?

En alguna ocasión, sobre todo si eres de las personas que sufres o has sufrido alguna vez problemas de hemorroides como las de tipo 1,2,3 y 4, seguramente hayas oído hablar de la hemorroide centinela. Pero es fácil preguntarse qué es una hemorroide centinela, pues bien, una hemorroide centinela es un caso distinto a los de una hemorroide común, es una lesión o fisura crónica en el canal anal. Es una hemorroide que va creciendo en dicho canal y aparece como una reacción a la lesión producida en el ano.

Hemorroide centinela definición

No te engañes y pienses que una hemorroide centinela es similar a una hemorroide de cualquiera de los grados mencionados, ya que la hemorroide centinela en un pliegue cutáneo que no posee vasos sanguíneos a modo de varices hemorroidales las cuales las conocemos bajo el nombre de almorranas.

Uno de los problemas más graves es que en ocasiones las personas que padecen de hemorroide centinela son diagnosticados de manera errónea, confundiéndolo con hemorroides comunes, y aquí aparece el primer error grave ya que el tratamiento de estas patologías es diferente. Por ejemplo, la cantidad de cremas o pomadas fáciles de adquirir en las farmacias para aliviar las hemorroides causan el efecto contrario a la hemorroide centinela pudiendo agravar además la situación. Por otro lado los baños de agua frías para aliviar en caso de hemorroides comunes es muy distinto a aplicar calor en caso de padecer hemorroide centinela, ya que este calor hace que se relajen los músculos y por lo tanto la fisura anal se relaje.

hemorroide centinelaCausas de la parición de la hemorroide centinela

A continuación queremos mostrarte cuales son las causas por las que aparecen las hemorroides centinelas. Lo más evidente es que se produce una lesión o fisura en nuestro conducto anal y de manera crónica. Esta fisura va acompañado de un pliegue cutáneo que no es ni más ni menos que la hemorroide centinela. EL adjetivo que se le da a esta hemorroide, centinela, hace referencia al sitio o la localización de dicha fisura anal. Es una patología conocida por el dolor que produce, con lo cual la manipulación del paciente debe ser con mimo y cuidado.

Por otro lado queremos que seas consciente de alguno de los síntomas que pueden llevar a pensar que puedas padecer algún caso o episodio de hemorroide centinela.

1. El más evidente es un dolor intenso, que puede ir acompañado de sangrados y escozor en toda la zona anal.

2. El sangrado que se presenta normalmente sin estar mezclado con heces es de un color rojo intenso, muy rojo. La hemorroide centinela además de presentar este rojo sangrado, también puede aparecer una mucosidad amarillenta como la pus.

3. En realidad, toda hemorroide centinela presenta un ciclo, como un pez que se muerde la cola, dificultando que la curación sea sencilla, es decir, al existir fisura anal hace que cuando vamos al baño sintamos un agudo dolor, este dolor a la vez hace que los esfínteres se contraigan, lo cual produce un desajuste a nivel vascular que dificulta claramente la cicatrización de la zona afectada por la fisura. Con lo cual la curación definitiva de la almorrana pasa por la visita al médico y posteriormente al cirujano.

Hemorroide centinela tratamiento

A continuación te damos algunas pautas que deberás tener en cuenta en base al tratamiento de la hemorroide centinela, partiendo de que el tratamiento de esta dolencia coincide con el tratamiento de la fisura anal. El tratamiento definitivo es pasar por el quirófano.

1. Es una intervención en la cual, con el objetivo de liberar tensión del esfínter, se hace una pequeña sección del mismo, con lo cual el dolor va desapareciendo y la cicatrización comienza su ciclo de regeneración.

2. A continuación es el cirujano el que tiene la labor de dilatar el ano del paciente mediante material de quirófano, en este caso con un separador de las paredes anales, lo cual facilita la visión y acceso a la zona afectada por la hemorroide centinela.

3. El paso siguiente es el de localizar el surco del esfínter que separa la parte interna de la externa , y es en esa zona donde se realiza un pequeñísimo corte generalmente con un bisturí para por último aplicar los puntos de sutura.

4. Esta operación es la más eficaz ya que la hospitalización del paciente es muy breve, de 1 a 2 días, habiendo una cicatrización óptima de la zona, además existiendo un porcentaje casi inexistente de recaídas en los pacientes de la hemorroide centinela.

Conclusiones

Visita más apartados de nuestra web de hemorroides, en donde podrás encontrar más información de esta patología, fácilmente confundida con esas otras hemorroides más comunes y que para nada son lo mismo, ni las causas, ni los síntomas y mucho menos el tratamiento que debes llevar con tu médico y cirujano para paliar de una vez por todas estas molestas patologías que padecen un gran número de personas en el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *