Hemorroides dolorosas – Tratamiento.

Todos aquellos que las han sufrido, pueden asegurar que las hemorroides dolorosas son muy molestas y que padecerlas es algo que no se le desea a nadie, porque pese a no ser muy graves, en la gran mayoría de los casos, el dolor, el picor y el malestar que producen son sensaciones muy desagradables.

Hemorroides dolorosas

Hemorroides dolorosas

Las hemorroides dolorosas son pequeñas inflamaciones de las venas que se encuentran en el interior del recto o en el ano y que se asemejan a las varices que pueden aparecer en las piernas. Su aparición se relaciona con el estreñimiento, debido a la fuerza que hace la gente que lo padece para poder hacer de vientre o en el caso de las mujeres embarazadas, al esfuerzo que hacen para dar a luz.

  • Otras causas a las que se asocia la aparición de almorranas son estar mucho tiempo sentado en el baño, la obesidad, las relaciones sexuales anales o una dieta baja en fibra.

Prevenir las hemorroides dolorosas

Para prevenir la aparición de las almorranas y por lo tanto para evitar las molestias que produce, se recomienda tener una dieta rica en fibra, comer mucha fruta o cualquier tipo de alimento que facilite la visita al baño para que cuando estés en él no tengas que realizar mucha fuerza y así evitar que aparezcan hemorroides. Si aún así tienes problemas, existen suplementos de fibra que te van a ayudar y que tomándolos de forma correcta no van a suponer ningún problema para tu salud.

  • Beber mucha agua también evita la aparición de hemorroides pues hará que las heces sean más blandas lo que lleva consigo que sea más fácil expulsarlas.

Como ya indicábamos anteriormente, estar mucho rato sentado en el baño no es bueno. Además de eso es necesario no hacer mucho esfuerzo cuando vamos al baño y solo ir cuando realmente tengamos ganas. Estos factores, estar mucho tiempo sentado o hacer mucha fuerza, son motivos claros para la aparición de las hemorroides.

Hacer ejercicio es fundamental para no tener hemorroides por varios motivos. En primer lugar, porque si se hace deporte se evita una de las causas de las almorranas, la obesidad. Además al realizar ejercicio, las venas tienen menos presión por lo que es menos probable tener una almorrana. Por supuesto realizar deporte y estar en forma hace que nuestro cuerpo no sufra de estreñimiento lo que dificultará la aparición de las hemorroides.

Las hemorroides dolorosas afectan de distinta manera según sean hemorroides internas o hemorroides externas. Lo que si tienen en común cualquiera de los dos tipos es que suponen para el paciente fuertes dolores tanto para sentarse como par air al baño o fuertes picores que solamente se calman con la aplicación de pomadas especializadas.

Almorranas dolorosas

Hemorroides dolorosas sangrantes

El sangrado es otro síntoma de quienes padecen este tipo de dolencia. El hecho de tener una vena hinchada justo por una zona que se dilata a la hora de defecar, supone que esta sección sufra una pequeña rotura llegando a producir sangrado, que pese a no ser grave ni llevar consigo una pérdida muy abundante de sangre, se convierte en algo muy desagradable y que solo en ocasiones se puede considerar grave o muy grave.

  • Existen varias formas de paliar el dolor y el malestar que producen las hemorroides dolorosas. Cualquiera de los métodos que vamos a indicar a continuación, sobre todo aquellos que llevan consigo la utilización de medicamentos, han de ser indicados por un especialista. Será este el que indique el tratamiento a seguir para paliar los efectos de la almorrana.

Además de las pastillas que te pueda recetar tu médico, existen cremas que sirven para relajar el dolor y el escozor que producen las hemorroides. Según se trate de una interna o una externa debemos aplicar esta crema justo en la zona donde se encuentra. Para ello ha de encontrarse la zona totalmente limpia y recién lavada para que la crema haga el mayor efecto posible.

Más allá de estos remedios, en nuestra web puedes encontrar otras respuestas para mitigar los dolores que producen las hemorroides dolorosas como por ejemplo son los baños de agua fría. Sentarse y poner la zona afectada en una gran cantidad de agua fría va a conseguir que la zona afectada se alivie y que la inflamación baje poco a poco, pues el agua fría lo que hace es que esa vena inflamada vuelva a su estado normal, haciendo que en pocos días, si todo va bien, no haya dolor ni molestia.

¿Las almorranas duelen?

Alimentos a evitar hemorroides sangrantes

Debemos tener muy claro que las hemorroides dolorosas influyen en la vida normal de la persona que las padece, pues durante esos días cosas tan cotidianas como sentarse suponen un gran esfuerzo ya que esta acción es muy dolorosa. Para evitarlas, es necesario seguir los consejos que te hemos dado en este artículo y además, evitar en la mayor medida el alto consumo de bebidas alcohólicas o de comidas con mucho picante pues son dos cosas muy relacionadas con la parición de almorranas. Recordando también que al mínimo síntoma de padecer una es necesario acudir al médico para que sea este quien se encargue del tratamiento para una pronta recuperación.

Si hay algo que caracteriza a este tipo de dolencia es que seguramente se repetirá. Una persona que ha tenido almorranas, es muy propensa a padecerlas durante toda su vida cada cierto tiempo. SI esto es así y son muy dolorosas o muy grandes, es posible operarlas para intentar que no vuelvan a aparecer, cosa que no se asegura al cien por cien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.